¡Llega la Navidad! Y con ella, el amor, la paz y como no, las comidas familiares, los regalos, los amigos invisibles y el tió. En este blog, os presentamos 5 vinos para sobrevivir a la Navidad y no morir en el intento.

Para empezar, el momento cocina ese donde tienes a toda la familia opinando sobre lo bien o no que te han quedado los canalones Si hay demasiado aperitivo, que si faltan las patatas y las aceitunas… Tenemos que admitirlo, siempre tenemos clásicos en las familias, bien para este momento yo os recomiendo un vino rosa. Es uno de esos vinos que les darán tema de conversación y que hará que os dejen un ratito tranquilo en la cocina. Hablamos del ancestral Et veig Bé de Caterra. Será vuestro mayor aliado, y ara fácil el momento aperitivo. Un rosado con burbuja fina i 100 por ciento Garnatxa negra. Es aromático y fresco, y maridará genial con este momento importante de los aperitivos de Navidad.

Pilar VinomiContinuamos con el aperitivo, una vez hayamos acabado el rosado passaremos al 100×100 blanco de la bodega Vins del tros. Con este vino conseguiremos que estén centrados 100 por 100 en los aperitivos, disfrutando de una garantía blanca con un paso por ánfora que los descolocara y hará que dejen de preguntar para cuando los niños o si ya tenemos pareja…

Y llega el plato principal, para este plato necesitamos el factor sorpresa. Más que nada, porque seguro que la abuela Mariana hace mejor la sopa de galets, o a tu pareja le parece que su madre la hace mejor que tú. O bien, la prima Pepita, que lo de las pelotas de carne no le parece bien. O bien, ha notado que el caldo lo he comprado hecho (¡que queréis que os diga con tantos tastos, tantos encuentros, tantas actividades y tantos encuentros con los winelovers una servidora no tiene tiempo para hacer caldo!).

Así que, con la sopa de galets os recomiendo un Sisquera selecció de la bodega Cellers Tarroné. Así, los tenéis distraídos con el nombre, que seguro que a la abuela mariana le encantara. Y con las sutiles notas a tostados y a fruta blanca madura que nos da este vino elegante y envejecido. Mientras discuten de donde viene el nombre, y si lo dicen o no, ¡nuestro caldo de compra pasará desapercibido!

Con el segundo plato ya todo el mundo está esperando el momento de hablar con el cuñado o cuñada que lo sabe todo; y mira por donde, estas Navidades lo podéis sorprender con un Akrònim. Un vino elaborado por la bodega Bernaví con Montepucciano d’Abruzzo, Una variedad italiana y que tiene una crianza de 12 meses en foudres de madera de Eslavonia.

¡Ya os digo yo, que si este vino no causa efecto sorpresa y dejáis mudos a vuestros parientes, es porque tenéis una familia tan friqui de los vinos como nosotros!!!

Y para terminar, llegamos a los postres y esta vez los podemos sorprender con un espumoso elaborado con Chardonay y Gewüstramminer plantados en Prat de Comte. ¡Sí, sí, habéis leído bien, con el 181 os marcaréis un “tanto” y disfrutaréis de un espumoso sin líquido de expedición ni azúcares añadidos!

Y, no nos olvidemos del momento sorbo, para este momento os propongo un licor de cerezas elaborado por Cireres de Vilalba. ¡Un capricho que con un bonus de chocolate negro hará que vuestra comida sea apoteósica!