En Vinomi estamos muy contentas de cómo ha ido el año, ha estado un año cargado de actividades enoturísticas de pequeño y gran formato, de catas a domicilio, de conocer personas que nos han aportado conocimientos y con las que hemos compartido momentos geniales. Hemos tenido la suerte de poder ir a presentar nuestra forma de hacer en Tremp, dentro de las actividades programadas en las jornadas “Enoturismo, ¿nos ponemos? Lideradas por la empresa Tourislab y el Consejo Comarcal. Unas jornadas donde pudimos explicar cómo en la Terra Alta hacemos Vinomi, y conseguimos que las bodegas familiares más pequeñas puedan hacer enoturismo sin tener que tener personal extra para ello. Sin embargo, si hay algo que nos ha hecho especial ilusión ha sido poder ir a explicar nuestra experiencia a los y las jóvenes estudiantes del IES del Ebro, el centro educativo de donde he sido alumna primero en la mi adolescencia, y después ya adulta para cursar el Grado Superior de Técnico en educación infantil. Poder transmitirles que nada es imposible si quieres, y que en esta vida con la actitud adecuada se llega donde quieras, explicarles mi experiencia, como un sueño que se ha hecho realidad y por encima de todo trasladar -les mi ilusión. Fue genial poder contestar a sus preguntas, hablarles de lo bueno y de lo complicado que tiene ser tu propio jefe, una experiencia única y enriquecedora para ellos y para mí, porque volver a tu instituto para dar una charla es un placer y una responsabilidad. Lo cierto es que nos encanta poder hablar de Vinomi, de nuestras bodegas y por encima de todo nos gusta hablar de Terra Alta.